PISAQ

(también Pisaq) está ubicado a 33 kilómetros de la ciudad del Cusco. Su sitio arqueológico es uno de los más importantes del Valle Sagrado de los Incas. Se encuentra al este de la cordillera Vilcabamba. Como era costumbre en la arquitectura inca, las ciudades fueron construidas sobre la base de trazos figurativos de animales. Písaq, tenía la forma de una perdiz, como dice su nombre.

La arquitectura de Písaq también es mestiza construida sobre restos indígenas por el virrey Francisco de Toledo. Aquí se puede asistir a una misa en quechua en medio de indígenas y varayocs o alcaldes regionales. Igualmente, se puede comprobar cómo los agrónomos incas resolvieron el problema de sembrar en las pendientes de los cerros.
Actualmente atrae a muchos turistas el sitio arqueológico, que forman parte junto con Ollantaytambo y Machu Picchu del circuito arqueológico del Cusco, que lo hace la mayor fuente de ingreso del pueblo, aparte de la agricultura de subsistencia.

Písaq no escapa a las famosas leyendas incas. La ciudad presenta una estatua que tiene una muy particular: se dice que el cacique Huayllapuma tenía una hija, llamada Inquill, a la que tenía que casar con el hombre que pudiese construir, en sólo una noche, el puente sobre el río Vilacmayo (un puente de mucha importancia para la defensa del lugar). Pese a la dura tarea, Asto Rímac -un apuesto príncipe- decidió aceptar el reto, y pedir la mano de la princesa. Las autoridades del lugar dispusieron todo para que Asto Rímac iniciara las labores, mientras la princesa debía subir un cerro sin voltear; porque, de lo contrario, ella y su prometido se convertirían en piedra. Casi al amanecer, el príncipe había culminado con la obra, pero Inquill, no pudiendo soportar más, volteó y quedó convertida en piedra hasta el día de hoy.

Visitado principalmente por sus talleres y su mercado artesanal, por sus rústicos hornos donde se elaboran los panes y empanadas artesanalmente.

La misa dicha en quechua (idioma de los inkas) a donde asisten las autoridades de las comunidades luciendo finos ponchos y sombreros adornados, llevando su cetro de plata repujada (La vara), y séquito que va soplando conchas marinas que producen prolongados  sonidos para despejar el camino en la multitud.

PISAC: Importante grupo arqueológico en el que se muestra el más exquisito trabajo en piedra que pertenece al periodo inka imperial, destaca en ella el Inty watana (Reloj solar), templos y recintos. El conjunto fue observatorio astronómico